Nuestra Historia

“…de lo que más ama mi corazón, de lo único para lo que vivo, de lo que solamente ambiciono, de aquello en que toda carga se me hace leve, toda cruz ligera; hablo de la educación de la juventud”.

Esas fueron las palabras exactas que nuestro Padre Fundador, José Antonio Plancarte y Labastida, escribió anhelando consagrarse no sólo a la fe, sino también a la educación católica en México, en tiempos de insuficiencia pedagógica y de vacío doctrinal.
Para ayudar a tan noble y difícil labor, José Antonio Plancarte fundó una congregación religiosa netamente mexicana llamada “Hijas de María Inmaculada de Guadalupe”, que continuaría con su legado sensible e innovador aun cuando él faltase, declarando:

“Mil años de mi vida no me bastarán para lo que quiero, pero ustedes sí me bastarán porque vivirán en sus sucesoras”.

Nuestra historia en Ciudad Hidalgo y en el Oriente Michoacano, se remonta hacia los años de 1928 y 1929, cuando el municipio llevaba por nombre Villa Hidalgo. En 1929 el señor Francisco Melchor legó un terreno para un templo, pero el Sr. Cura consideró necesario un edificio para la educación cristiana. Don Fabián, en compañía de sus feligreses, logra con facilidad que la Congregación de las Hijas de María Inmaculada de Guadalupe, aceptaran el compromiso de hacerse cargo de la fundación del Colegio. En tales circunstancias, el cinco de febrero de 1929 llegaron las Religiosas Ma. De la Luz Ruíz como Madre Superiora, Carolina Torres, Ma. Antonia Álvarez, Magdalena García y Rafaela Martínez; y en el año de 1930 vienen a reforzar al Personal, las Hermanas Amalia Valles Flores, Isaura Parada y Josefina Soto. El nombre del Colegio sería “San José” por el Patrón de la parroquia, pero decidieron que se llamaría JOSÉ (por el patrón de la parroquia) MARÍA (por nuestra siempre Virgen María) MORELOS (por la persecución que se vivía en ese entonces).

En el año de 1930 se abrió el internado y un centro de trabajo llamado “El Obrador” en el cual se impartían clases de bordados, tejidos, cocina, piano y otras manualidades para ayudar al Colegio, ese mismo año llegan las Madres Amalia Valles Flores, Isaura Parada y Josefina Soto.

En el año de 1935, durante la todavía persecución religiosa, las religiosas de la Congregación se vieron en la necesidad de aceptar la generosa hospitalidad de sus bienhechores, en ese entonces nuestra Institución tenía que rentar locales para poder dar clases.

En 1943 La M. Magdalena Díaz López, Superiora en ese momento, solicita a la Secretaria de Educación Pública la autorización definitiva para el funcionamiento del plantel denominado “José María Morelos”, obteniendo la respuesta favorable. Junto con ella estaban las Hermanas Ángela Chávez, María Osorio, Amalia Valles, Teresa de la Torre, Zenaida Serrato, Angelina Díaz, Refugio de la Torre, Carlota Villegas, Carmen Villaseñor y Herlinda Cisneros.

El 17 de marzo de 1949, fueron convocados los Padres de Familia y procedieron a la formación del Patronato constructor, participando en él los señores: J. Jesús Martínez Colín, J. Jesús Peña Ponce, Leopoldo González, José Bocio Gutiérrez y Octavio Soto.

Desde el año de 1954, Ciudad Hidalgo puede contemplar airoso el Colegio “José María Morelos”, gracias al esfuerzo de varias religiosas en conjunto con los Padres de Familia.

Durante el periodo de 1954 a 2004 el edificio fue creciendo en aulas, se agregó la carrera de Secretariado, en 1960 se inicia el nivel de Secundaria solo para niñas y en 1995 se abre  el nivel de secundaria para los varones. El 8 de febrero de 1997 se lleva a cabo la bendición de la nueva capilla del colegio.

En el lapso de 2004 a 2009 con un gran esfuerzo de toda la Comunidad Educativa, se adquirieron dos predios anexos al colegio los cuales fueron destinados a una cancha deportiva, una nueva cafetería, además de tres nuevos salones de clases, sanitarios para Maestros, y tres oficinas administrativas.